Histoire

El nacimiento de una nueva práctica alternativa de autosuficiencia alimentaria

En Quebec, la historia del movimiento de las cocinas colectivas se inicia en el 1982 en el barrio Hochelaga-Maisonneuve en Montreal, cuando tres mujeres deciden reunir su dinero, sus ideas y su tiempo con el fin de planear y cocinar en grupo comidas nutritivas y económicas para sus familias. Desean tener la posibilidad de tomar decisiones alimentarias, con dignidad, haciendo más que simplemente recibiendo alimentos gratuitos. Actúan en el marco de un proceso ciudadano. Es el nacimiento de una nueva práctica alternativa de autosuficiencia alimentaria

Una organización se pone en marcha

La idea genial de estas pioneras se transmite rápidamente de un barrio al otro, y luego a través de todo el Quebec. En el 1990, más de cien grupos existen y se unen en una sola voz: el Regroupement des cuisines collectives du Québec (RCCQ). El nuevo grupo provincial permite a las cocinas colectivas:

  • Preservar la filosofía de base: lograr la autosuficiencia alimentaria y representar una alternativa a los métodos caritativos.
  • Poner en común sus conocimientos.
  • Obtener una capacidad de representación.
  • Responder a sus necesidades de formación, desarrollo, consolidación, apoyo, soporte técnico, intercambio de información y transmisión de conocimientos.

El RCCQ promueve las cocinas colectivas, sus acciones y sus valores, entre la población y los otros órganos comunitarios, mediáticos y públicos. En el 2000, hemos adoptado nuestra Base de unidad política que presenta nuestra orientación y los valores a los cuales suscribimos: La solidaridad, la democracia, la equidad y la justicia social, la autonomía; la atención, el respeto de la persona; la dignidad.

Basándose en los principios de educación popular, el RCCQ favorece la promoción de la salud mediante la acción y la atención de las personas y sus familias, de su alimentación y de su vida en general.

Por último, hay que subrayar que las cocinas colectivas del Quebec han establecido relaciones de solidaridad internacional con las cocinas colectivas del Perú y de Malí. Además, el movimiento ha sido testigo de la creación de algunos grupos regionales.

Una práctica en plena ebullición…

Iniciadas por mujeres, las cocinas colectivas les han permitido desarrollar su capacidad a alimentar nuestra sociedad. Hoy día, el rostro del movimiento está cambiando poco a poco, y incluye distintos tipos de grupos: vegetarianos, salud, delgadez, etnias, hombres solteros, niños, adolescentes, personas de edad o intergeneracionales, etc. Los principios de autosuficiencia de los grupos y de atención individual y colectiva permiten esta diversidad rica y creativa.